El comercio en estado alarmante por la emergencia hídrica en la provincia

RECLAMO UNÁNIME TRAS EL ABRUPTO DESCENSO EN LAS VENTAS

El comercio en estado alarmante por la emergencia hídrica en la provincia

Por el angustiante momento que vive el resto de los sectores productivos, los centros comerciales del centro-norte y oeste santafesino recibieron innumerables inquietudes respecto de la situación actual y la que se avecina. Posible ruptura en la cadena de pagos.

U-20-ADRIAN SCHUCK-FECECO-2.jpg

Schuck es el titular de Fececo. Desde esa entidad, que nuclea los centros comerciales del centro-norte de la provincia, elevaron un petitorio al gobernador Lifschitz.

 

Ignacio Andreychuk

iandreychuk@ellitoral.com

Debido a la situación extrema que atraviesa casi todo el territorio santafesino por el fenómeno de El Niño, sumado a un comienzo de año que impactó duro tanto en el bolsillo de los pequeños y medianos comerciantes como en toda la sociedad, desde la Federación de Centros Comerciales de la provincia de Santa Fe (Fececo) se solicita en forma urgente la atención al sector del comercio y los servicios frente a tan dramática situación. Esto obedece al caótico cuadro que viven el resto de los sectores económico-productivos de una amplísima parte de la provincia, con un verdadero desastre en materia de producción.

“Estamos en una situación que supera la emergencia, más bien es una instancia de desastre. Entre un 80 y 90% de los departamentos de la provincia están inundados, con lluvias acumuladas en los últimos 18 días que alcanzan los 600 y 700 milímetros”, resumió Adrián Schuck, presidente de la Federación de Centros Comerciales de la provincia.

“Todas las actividades agropecuarias regionales, como lechería, los arroceros, los apicultores, la ganadería, la soja, han perdido muchísima producción, lo cual afecta directamente en el sector comercial. El comercio y los servicios, en algunos lugares, han bajado hasta un 50% sus ventas; otros comercios han disminuido en un 30% sus ingresos. Afrontar los sueldos en tiempo y forma será una tarea difícil para los próximos meses, al igual que cumplir con todas las obligaciones fiscales o de proveedores. Entendemos que esta situación afectará drásticamente la cadena de pagos del comercio, ya que con este flujo, que de por sí tuvo una disminución en la mayoría de los comercios, no se puede cumplir en tiempo y forma con lo que uno había programado”, lamentó el dirigente.

Zonas perjudicadas

Eduardo Taborda es vicepresidente del Centro Comercial e Industrial de San Justo, en el centro-norte provincial. “Estamos mal, igual que toda la región. Desde el sector del comercio y los servicios advertimos un parate pronunciado. En gran medida dependemos del sector agroganadero, pero las estimaciones indican que la cosecha será de entre un 11 y un 15%. Algo terrible. Y lo que quedó está perdido en un 60%”, refirió.

“Hay bajas ventas y en lo que más rápido se nota es en los alimentos. La situación ya venía mal, pero ahora se intensificó. El comercio ‘menos necesario’, como se lo llama, también está parado. Sin dudas, en mayo habrá una fuerte ruptura en la cadena de pagos”, advirtió el dirigente sanjustino.

Hacia el oeste, el presidente del Centro Comercial, Industrial y de la Producción de Sunchales, Jorge Chiabrando, también brindó un desalentador panorama: “La situación que atraviesa el comercio, en consonancia con los otros sectores productivos directamente afectados por las inundaciones, es dramática. Mayo se avecina muy preocupante por la cartera de obligaciones pendientes que tenemos los comerciantes, ya que hay vencimientos y créditos que pagar”.

“Nosotros -agregó Chiabrando-, en esta región de la provincia, dependemos en un 90% de la actividad tambera y del agro, con lo cual estamos sumamente complicados”. Dijo además que se ha formado un Comité de Crisis en la ciudad para analizar los próximos pasos a seguir.

“En este sentido -agregó Schuck-, hemos presentado una nota al gobernador de la provincia para que tome debido conocimiento de la gravedad de la situación y arbitre urgentes medidas, necesarias para que el comercio no quede excluido de la ayuda oficial, solicitándole además que gestione ante el gobierno nacional medidas, especialmente en lo que respecta a los vencimientos y compromisos impositivos, obligaciones contributivas, etc., ya que el efecto desastre termina siempre secando la caja del comercio, último eslabón de la cadena productiva”.

En San Guillermo

  • Con motivo de la situación de desastre que atraviesa la zona de influencia producto de las excesivas precipitaciones, el último lunes, en la comuna de San Guillermo, se reunió todo el sector productivo zonal para elevar un petitorio a las autoridades. Estuvieron el senador departamental Felipe Michlig; los presidentes comunales Suardi, San Guillermo, Monte Oscuridad, Colonia Rosa y Villa Trinidad; las cooperativas tamberas Nueva Generación, Central Unidad, Unión Villa Ana, Santa Rosa; Cooperativa Agrícola y Ganadera La Trinidad; la Asociación para el Desarrollo Regional de San Guillermo y zona; el Centro Comercial de San Guillermo; Centro Económico de Suardi; Centro Comercial de Villa Trinidad; las Mutuales de San Guillermo, Suardi y Villa Trinidad, y Atlara.  Fuente El Litoral Sta Fe

 


Federación de Centros Comerciales de la

Provincia de Santa Fe