El senador por el Departamento Las Colonias, Rubén Pirola, (PJ NES) insistió mediante dos proyectos en la necesidad de preservar y poner en valor dos puentes históricos

Vista previa de imagen Vista previa de imagen
Vista previa de imagen Vista previa de imagen
El senador por el Departamento Las Colonias, Rubén Pirola, (PJ NES) insistió mediante dos proyectos en la necesidad de preservar y poner en valor dos puentes históricos uno sobre el rìo salado en la ciudad de Esperanza (Colonia Pujol) y el otro sobre el arroyo Las Prusianas en la localidad de Grutly.

En un proyecto de ley el Presidente Provisional del Senado pide declarar Patrimonio Cultural e Histórico Provincial a los restos del denominado Puente Mihura,  sobre el Río Salado, construido en 1866, en jurisdicción del distrito Esperanza, en el departamento Las Colonias.

Pirola propone autorizar al Poder Ejecutivo para que a través de los organismos provinciales pertinentes disponga los medios necesarios para la preservación y puesta en valor de la construcción del puente y de su entorno.

Tambièn se encomienda al Poder Ejecutivo, a través del Archivo General de la Provincia, los trabajos de investigación histórica referida a la Batalla del Paso de Mihura, ocurrida el  20 de octubre de 1840.

Finalmente Pirola encomienda  al Poder Ejecutivo a realizar las acciones, gestiones y convenios  con la Municipalidad de Esperanza  para trabajar de manera conjunta en la recuperación del lugar histórico y la creación de un circuito histórico, cultural, educativo y turístico.

FUNDAMENTOS
El  Proyecto de Ley tiene por objeto declarar como Patrimonio Histórico y Cultural Provincial a los restos del denominado Puente Mihura,  sobre el Río Salado,  construido en 1866, en jurisdicción del distrito Esperanza, en el departamento Las Colonias.

Pirola recordó que en abril del año 2018 trajo a consideración de ésta Cámara el Proyecto de Declaración Expte. 36689 JD,  declarando “La necesidad de la preservación, restauración y puesta en valor de los puentes Miura (Mihura) y Cululú, en la ciudad de Esperanza, departamento Las Colonias”.

Me acompañó en la iniciativa el senador Ricardo Kaufmann y logramos el voto favorable y unánime de mis pares,  pero ninguna respuesta posterior del Poder Ejecutivo.

Pero esa semilla que plantamos germinó en las ciudades de Esperanza y Recreo que tomaron la iniciativa reclamando que insistamos en su preservación, restauración y puesta en valor al viejo Puente Mihura.

Me permito reiterar los fundamentos presentados en esa ocasión: “Podemos señalar de manera sumaria significativas razones para la preservación del patrimonio histórico de los pueblos. Por una parte, porque permite establecer vínculos, como un bien común, colectivo y propio, fortaleciendo identidad y por otra porque resulta no renovable, vulnerable y frágil.

Decimos que establece vínculos e identidad, en cuanto hace presente nuestro pasado, lo vuelve tangible y sirve de puente entre las sucesivas generaciones. Y adquiere particular significación en la sociedad actual, en la que suele ponderarse lo nuevo, transformándolo en objeto de mero uso y consumo.”

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL LUGAR:

El primer hecho histórico que obra como antecedente en el lugar se destaca dentro de la gesta del federalismo contra el centralismo de Buenos Aires. El 20 de octubre del año 1840 tuvo lugar el Combate del Paso de Miura.

El comandante de la vanguardia del ejército federal del general ÁNGEL PACHECO ataca a las fuerzas unitarias mandada por el general JUAN GALO DE LAVALLE que había invadido la provincia de Santa Fe. Las fuerzas del general Lavalle sufrieron en esa lucha un serio revés, perdiendo 77 soldados en el campo de batalla. Dejaron también 20 prisioneros, gran cantidad de armas, 1500 caballos y unas 600 cabezas de ganado vacuno, que demuestra que la invasión unitaria también tenía un propósito colonizador y saqueador.

EL CONSTRUCTOR:

Christian  (Carl Johan) Claus nació en Alemania, cerca de Magderburgo, el  3 de marzo de 1830. Allí cursa estudios técnicos, que hoy podrían relacionarse con la ingeniería civil.

En 1858 llega a Santa Fe, cuando tenía 28 años de edad. Reside primero en Esperanza donde se ocupaba de las tareas de la colonización y de conseguir trabajo a los inmigrantes mediante una agencia de colocaciones. Fue colaborador de Don Guillermo Lehman en la fundación de las colonias de Pilar, Cavour y Rivadavia. Tuvo destacadas  actuaciones en la colonización de María Luisa y Progreso, donde fue administrador de los bienes y  primer jefe del Registro Civil. Instaló allí una casa de ramos generales y luego construyó el primer molino harinero’.

En el desempeño de sus tareas de administrador de la colonia velaba por el cumplimiento d de las condiciones de los establecimientos, medición de tierras, planificación de traza urbana y en la construcción de puentes y caminos que unían las colonias con otros centros ya poblados.

El “hombre de los puentes” construyó por lo menos tres. El primero, el Puente sobre el Río Salado, en el viejo camino que llevaba de Santa Fe a Esperanza, que es conocido como el Puente Mihura.

El segundo, el Puente Cululú, sobre el arroyo del mismo nombre, entre Cululú y Esperanza y más tarde otro puente sobre el Cululú, cercano a Progreso.

La construcción de los puentes estaba respaldada por un contrato con el gobierno de la provincia, que impulsaba así la política de poblamiento y desarrollo de las colonias.

Christian  (Carl Johan) Claus falleció en Progreso, el 7 de agosto de 1916, a los 86 años de edad.

EL PUENTE MIHURA:

El Puente Miuhra o Puente del Miuhra fue construido en jurisdicción de Esperanza, a unos 15 kilómetros de la actual planta urbana, sobre el Río Salado, en el camino viejo que unía la ciudad con Santa Fe.

Esperanza, a diez de su fundación, tenía 2000 habitantes y era necesario una conexión segura y adecuada hacia la capital de la provincia.

El lugar fijado para la construcción fue el antiguo Paso Miuhra, lugar en donde el río hacía un meandro y era tan poco profundo que, salvo en épocas de creciente, era posible cruzarlo por su lecho. Desde la fundación de Esperanza en 1856 era el paso obligado hacia la capital provincial, por lo que el puente se constituye en el primero en construirse para comunicar ambas poblaciones.

Por contrato del Gobierno Provincial, Christian Claus y Carlos Müller recibieron el encargo de su construcción en 1864.  Se utilizaron para su construcción maderas de ñandubay urunday, quebracho y algarrobo, sobre pilares en argamasa, según las estipulaciones del contrato con la Provincia. En 1866 fue inaugurado.

Entre los principales puntos del contrato se destacaba que el gobierno concedía a los contratantes  la autorización de percibir el derecho de peaje por cuenta de ellos, durante el término de 15 años consecutivos, hasta 1879.

Los historiadores aseguran que esta fue la primera experiencia en la provincia y en el país de cobro de peaje en un puente.

El Gobierno Provincial estableció otros privilegios por los cuales no se construiría otro puente sobre el Rio Salado en el radio de una legua mientras el plazo del contrato y que prohibiría establecer el paso para el público por el río a través de chatas o canoas.

Las tarifas establecidas marcan también las características del tránsito en la época: Por un carro de colonos cargados (2 reales); un carro vacío (1 real); una carreta cargada (3 reales); una carreta vacía (1 real), una persona a caballo (1/2 real); cada 12 cabezas de ovejas (1 real).

Las tarifas  eran más altas para el Puente de Mihura que era de paso obligado que las se cobraban para el Puente de Cululú, construido posteriormente en 1870 y que era de fomento y no comunicaba pueblos directamente.

El Puente Mihura estuvo en funcionamiento durante 20 años y durante una creciente en 1886 quedó prácticamente inutilizable. De este viejo puente quedan algunos pilares de madera, que están recostados sobre los pilares de material del puente construido décadas después y ya abandonado durante las primeras décadas del siglo XX.

Unos 100 metros después de cruzar el puente a pie, se encuentran un pequeño puente, que hacía de aliviador del principal en época de crecida y que posiblemente pertenezca a la obra original.

Actualmente el curso principal del Salado ya no corre por allí, pues abandonó el meandro por donde discurrían sus aguas, buscando un curso más directo.  Se puede llegar al Puente Miuhra sólo por el lado de Esperanza, por un camino de tierra vecinal. Desde el lado de Santa Fe y Recreo el camino esta obstruido.

Pocos metros antes de llegar al primer puente se levanta la vieja casa familiar donde vivió Christian Claus y donde nacieron sus hijos mayores. Esta casa posteriormente pasó a manos de otras familias y funcionó como almacén de ramos generales, posta de correos y caballos y como destacamento de policía

La casona, de estilo colonial, ha sido refaccionada y es ahora una casa de descanso de fin de semana.

Se cuenta como anécdota que en 1870, Domingo Faustino Sarmiento, como Presidente de la Nación, en su visita a las colonias y en su paso a Esperanza (en la diligencia que se encuentra en el Museo de la Colonización, también utilizada por el  Presidente Nicolás Avellaneda) se detuvo en la casa de Claus y pasó allí un tiempo.

El puente fue también escenario de eventos deportivos de relevancia. En él, tuvo lugar la primera competencia de autos de carrera, en 1918, organizada por el Club social y deportivo de Esperanza.

El Concejo Municipal de Esperanza ha sancionado la Minuta de Comunicación N°400, en fecha 17 de setiembre de 2020, por la que declara de Interés Municipal al Puente Mihura y adyacencias costeras y solicita el acompañamiento de las autoridades ejecutivas y legislativas de la provincia para su declaración como monumento histórico y la preservación del lugar histórico.

Con esta breve reseña histórica aspiramos a que se revaloricen nuestros bienes culturales y patrimoniales, y se logren articular acciones en el armado de un circuito o corredor que, a la vez de difundir nuestros lugares históricos, promueva una actividad turística de significativo valor económico para nuestra región.

GRUTLY

A través de un proyecto de comunicación Pirola logró la que La Cámara de Senadores vea con agrado que el Poder Ejecutivo, a través de los organismos pertinentes, en relación con el estado del puente antiguo de madera sobre el Arroyo Las Prusianas, en jurisdicción de la Comuna de Grutly, departamento Las Colonias, proceda a realizar las siguientes acciones:

a) Garantizar la conservación y preservación de la estructura del puente antiguo;

b) Adoptar medidas de seguridad en el entorno, a los efectos de evitar que los maderos antiguos sean retirados o robados; y

c) Coordinar con las autoridades comunales de Grutly las acciones para la protección del puente antiguo y trabajar en forma conjunta para su puesta en valor como Patrimonio Histórico de la provincia.

FUNDAMENTOS
El  Proyecto de  tiene por objeto solicitar al Gobierno Provincial la adopción de todas las medidas necesarias para preservar, conservar y proteger la estructura y el estado del antiguo puente de madera que atraviesa el Arroyo Las Prusianas, en el distrito de Grutly, en el departamento Las Colonias.

Este puente fue construido en 1870 y constituye un patrimonio de la historia de la zona y ya se encuentra seriamente comprometido en su estabilidad. Por su estado de abandono también resulta ser presa fácil para quienes quieren apoderarse o saquear los maderos con fue construido, que son de quebracho o cedro y que son de alto valor económico por la calidad y la antigüedad de la madera.

Esta situación ha sido advertida por pobladores y personas interesadas en su conservación, a través de reclamos públicos y en medios de comunicación. Al respecto resulta ilustrativa la nota que se publica en el periódico El Colono del Oeste, del 13/10/2020, titulada “Hay que salvar un pedazo de la historia de Las Colonias” y que ha movilizado a muchas personas para solicitar una solución a la situación:

https://elcolonodeloeste.com.ar/hay-que-salvar-un-pedazo-de-la-historia-de-las-colonias/