BREVE DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN SOCIO-ECONÓMICA DE LA LECHERIA EN NUESTRA ZONA (HUMBOLDT-SANTA FE) por Raúl y Martin Kröhling

BREVE DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN SOCIO-ECONÓMICA DE LA LECHERIA EN NUESTRA ZONA (HUMBOLDT-SANTA FE):

El tambo, como actividad intensiva no solo genera trabajo para su dueño y familia, sino también para:
– Empleados rurales;
– Changarines (realizando diferente tareas, como limpiar o arreglar un alambrado);
– Los que realizan tareas contratadas: arar, sembrar, pulverizar, etc;
– Los que confeccionan las reservas: silos, fardos, rollos, trilla de grano;
– Los encargados de mantenimiento y servicio de las máquinas de ordeñar y del equipo de frío;
– Molineros, electricistas, albañiles, carpinteros;
– Transportistas: los camiones que transportan la leche desde los tambos hasta las usinas lácteas;
– Profesionales y técnicos (veterinarios e ingenieros agrónomos);
– Directores y maestros de escuelas rurales;

También da trabajo en los pueblos y ciudades:
– A los comercios que venden: semillas, balanceados, fertilizantes, agroquímicos, productos de higiene, medicamentos veterinarios, herramientas e implementos agrícolas;
– Talleres de reparación de maquinarias;
– Corralones de materiales de construcción y de venta de postes varillas, mangas, cepos y alambres;
– Estaciones de expendio de combustibles y lubricantes, gomerías.
– A todas las personas que trabajan en las industrias lácteas;
– Distribuidores y viajantes;
– Almacenes y supermercados que venden productos lácteos;
– A Bancos y Mutuales: al otorgar créditos;
– Etc., etc.

En resumen la lechería en nuestra zona mueve gran parte de la economía zonal y genera trabajo de una forma fenomenal. Además numerosísimos comercios dependen de esta cadena productiva en las que el valor agregado va quedando mayormente en nuestro pueblo.

Lamentablemente, hoy la situación de nuestra lechería es casi insostenible, más allá de algunas medidas aisladas que no resuelven la situación de fondo. El productor tambero, a pesar de su habilidad, esfuerzo, constancia y extrema dedicación, estos últimos meses ha venido cobrando menos de un peso por litro de leche en relación a un año atrás (sin considerar la variación del dolar), significando una pérdida de ingresos excepcionales. Para nuestra Colonia no debe ser menos de tres millones de pesos mensuales, dinero que no ingresó a los tamberos ocasionandoles serios quebrantos, que a su vez se refleja día a día en la cadena productiva de nuestra zona.

Cada pueblo que pertenece a una cuenca lechera de nuestro país, vive la misma situación. Por ello es necesario divulgar todo esto, para evitar un cierre masivo de tambos, con todas las consecuencias que esto conllevaría.

NO OLVIDEMOS QUE LA LECHERÍA:
– Es fijadora de la población en zona rural.
– Es generadora de miles y miles de puesto de trabajo.
– Es una fuerte cadena de agregado de valor.

El futuro es bueno, solo que a veces se nos hace muy difícil a los productores, una vez más necesitamos que los legisladores nacionales y provinciales entiendan que es necesario tomar entre todos medidas concretas para reencauzar al sector primario de la cadena láctea para conseguir resultados positivos en breve plazo.

Raúl y Martin Kröhling